“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”

Es curioso escuchar a los gerentes en los concesionarios dar órdenes respecto a todo lo que “saben que funciona” y que sus vendedores deben hacer para obtener mejores resultados en sus ventas. Como por ejemplo, llamar a los clientes no vendidos, llamar a los clientes vendidos, buscar nuevos prospectos, contestar correctamente los teléfonos, etc.

¿Son estas actividades importantes de llevar a cabo para que los vendedores estén ocupados todo el tiempo y para que obtengan mejores resultados? ¡Claro que sí!

 

Sin embargo, ¿cuántos de los gerentes; mucho más allá de ordenar, educan, adiestran y enseñan (esto último con ejemplo) a como llevar a cabo tan importantes actividades?

Los otros días me preguntaba un cliente, que es lo que suelo enseñar a través de los adiestramientos gerenciales, y le conteste que no es a vender; sino más bien, a cómo desarrollar nuevas destrezas y hábitos para manejar mejor el tiempo y sus funciones; y que como resultado de llevar a cabo esto, vendan más carros.

Como he mencionado anteriormente, a nosotros los profesionales no se nos paga por lo que sabemos; sino por lo que estamos dispuestos a aprender, Y creo fervientemente, que aprendiendo a desarrollar estas nuevas destrezas y hábitos, nos pondría en una mejor posición para lidiar con los retos de un mercado mejor educado, más sofisticado y con acceso a mayor información.

Amigo colega, solo esto marcará una clara diferencia entre los resultados de los diferentes concesionarios sin importar la marca que venden, el mal crédito de los clientes, la economía del país, el poco inventario; y lo que está hoy más de moda, “LA LLUVIA”.


Éxitos.

 

ad2

Leave a Reply