La leyenda de John Henry

Ariel Velázquez

, Mercado

John Henry VS El Taladro de Vapor

La leyenda del John Henry, estas es una historia que está bien intrínsica en el folclore de los Estados Unidos. Existen canciones, festivales y hasta monumentos.

Cuenta la historia de John Henry, que este era un hombre alto y muy fuerte, de origen afroamericano que se dedicaba a manualmente hacer los agujeros en los que se ponían los explosivos para lograr romper la grandes rocas en las montañas y así crear los túneles en el sistema del ferrocarril, cuando Estados Unidos estaba en su gran expansión. Él, era considerado un experto y sentía mucho orgullo por su trabajo y ejecución en el mismo. Un día la compañía ferroviaria decidió traer nueva tecnología, una máquina de vapor para perforar agujeros de forma más rápida y eficiente. John Henry estaba muy ofendido, porque ¿cómo era posible que una máquina lo fuera a sustituir? así que decidió retar a la máquina y a su joven e inexperto operador, a una competencia para determinar quién era el mejor. Sin ningún problema la compañía acepto el reto de John Henry, entendiendo que iba ser a su favor. Éstos probarían su máquina, adelantarían su trabajo y tendrían una gran publicidad.

Así que al amanecer, saliendo el sol, comenzaron los dos a trabajar, John Henry con su técnica ya muy pulida por sus años de experiencia, fácilmente adelantado a este inexperto operador de la máquina de vapor, ya pasado el mediodía John Henry tenía una notable ventaja sobre este operador de la máquina de vapor. John Henry trabajando arduamente para poder mantener su ritmo de trabajo y su precisión. Ya a mediados de la tarde John Henry veía como el operador lo estaba alcanzando. John se daba cuenta que cada vez más, se iba acortando su ventaja , estaba ya muy preocupado y muy cansado porque había trabajado fuertemente, pero seguía sacando fuerzas de todo su cuerpo para mantener su ventaja. El inexperto operador también trabajaba arduamente para que la máquina pudiera alcanzar a John Henry, pero John Henry era un experto en su tarea y seguía manteniendo ahora una corta ventaja. Ya cayendo el sol, John Henry seguía con su ritmo con sus manos ensangrentadas y el sudor cayendo por su cabeza, pero seguía logrando mantener una ventaja sobre la máquina de vapor. Al final de la jornada con una corta ventaja John Henry le gano a la máquina de vapor, John Henry muy contento pero extremadamente cansado se sentó miro a la máquina , suspiro por última vez y su cansado corazón dejó latir en ese momento y murió.

¿Cuantos John Henry conocemos? En el mercado automotriz, escucho muchos vendedores y concesionarios decir “a mí no me hace falta los procesos” “yo no necesito un CRM” “yo no necesito lo digital, el Internet” ” yo tengo muchos años de experiencia y he trabajado sin nada de eso hasta ahora” “¿entrenamiento? Para que” “¿pagar por reclutar un vendedor?” “ ¿Auditoria?”

Incluso he hablado con compañeros que me dicen “yo elimine lo digital y el CRM e hice mis mayores ventas” Pero se les olvida mencionar que ese mes duplicaron sus inversiones en medios tradicionales.

Si, podemos trabajar sin tecnología, podemos trabajar y no necesitarla, podemos trabajar sin procesos, sin entrenamientos, sin ningún tipo de herramientas, lo podemos hacer. ¿Pero queremos ser como John Henry? o un recuerdo no tan lejano lo fue la marca Suzuki con su presidente y director con más de 80 años todavía mantiene control de su compañía y todavía utiliza tecnologías viejas en sus autos, todavía recuerdo como criticaron los monocascos y después les exploto en la cara cuando los tuvieron que utilizar. ¿Dónde está ahora mismo?

ad2

Leave a Reply